2024-01-10
Dupuy
1457 Vistas

Martín De Loyola: buscarán duplicar la cantidad de vientres en dos años



Duplicar la cantidad de vientres en dos años, en un campo de 20 mil hectáreas al sudoeste de San Luis, es el desafío que proyectó la empresa ganadera Ovidio Otero SA en la estancia La Aurora, que está ubicada en Martín de Loyola, al sur de la provincia. El grupo Cambio Rural de ganaderos de Dupuy puso en marcha el proyecto ni bien terminó el último encuentro del año 2023 en el que participaron 15 invitados, entre productores y técnicos asesores.
El objetivo del encuentro fue evaluar el proyecto de cría que se desarrolla en la estancia y analizar posibles áreas de mejora dentro del campo, tales como estructuras, divisiones de aguadas, bases forrajeras y equipos de trabajo, entre otras necesidades.
El establecimiento alberga rodeos braford y brangus, y dedica un sector para realizar algo de recría con alrededor de 500 novillos y 300 vaquillonas.
“La recría se hace sobre pasto llorón fundamentalmente, más digitaria y pasturas naturales, mientras que en otro sector del campo tienen los rodeos de cría”, dijo Carlos Magalllanes, ingeniero agrónomo del INTA Unión, invitado para la jornada técnica.
Este grupo y sus respectivos establecimientos están bajo la asesoría de Pablo Dietrich, que fue quien dirigió la recorrida con paradas por el extenso campo, cuyo límite oeste es el río Salado, límite natural con Mendoza.
La Aurora tiene 20.404 hectáreas en total, de las cuales 11.165 son de monte y 9.239 de pampa. Sus recursos forrajeros se distribuyen en un 87% de pasturas naturales, 10% de pasto llorón y un 4% con digitaria.
La estructura actual tiene 23 potreros, de los cuales cuatro son de monte natural con potencial para 14; 20 potreros en la pampa, con potencial para 25; 10 tanques con capacidad para 3 mil litros de agua cada uno, y dos de 500 mil litros, lo que permite tener una reserva de agua de 4 millones de litros, que alcanzan para dos mil vacas durante 40 días.
Los indicadores productivos detallan que la producción actual de kilos de carne por hectárea ganadera es de 11,9 kilos, una marca que en dos años se pretende llevar a 12,3 kilos.
“Estos indicadores son mucho más que buenos, ya que en la zona la producción de carne por hectárea está en los cinco kilos”, destacó Magallanes.
En invierno, después del tacto, las vacas van a pastorear al monte, mientras que en primavera pasan al llorón y la digitaria, donde iniciarán las pariciones.
Actualmente, el campo tiene una receptividad animal de 10,1 hectáreas por equivalente vaca. El porcentaje de preñez ronda el 82%, mientras que el destete promedia el 77%.
Ovidio Otero SA es una empresa que también tiene cabañas de toros, cuyos reproductores son probados en los campos de Martín de Loyola antes de salir a la venta.
Este campo de cría bajo sistema extensivo pastoril arrancó el nuevo año con objetivos específicos, como lograr un rodeo de cría con dos mil madres preñadas, en funcionamiento al 2026-2027.
También se planteó llegar a un destete de 1.600 terneros entre marzo y abril, con un peso de 100 a 120 kilos.
El paso hacia adelante de La Aurora incluye lograr un destete del 83%, con una pérdida no mayor al 7% entre preñez y destete. Y finalmente, estabilizar la carga animal en 10 hectáreas por equivalente vaca, una marca que su asesor considera “adecuada para los años de mínimos”.
Entre los parámetros propuestos en este plan de crecimiento, se destaca “no perdonar vacas vacías o que no presentó ternero y seleccionar rodeo por fertilidad”.
Agrega el servicio de toros de alquiler a la cabaña La Morocha, de la misma empresa, con reproductores vírgenes de primer año de trabajo.
Paralelamente se contempla una reposición con vaquillonas preñadas de Los Cisnes, eventualmente de compra. Se le agrega una salida al establecimiento Los Cisnes de hembras futura reposición, y venta de excedente hembras y de machos.
Por otra parte, el proyecto contempla invertir en estructura necesaria para el desarrollo del proyecto, como también en renovación y siembra de pasturas megatérmicas para la nueva etapa de progreso.
Fundada en 1958, por Ovidio Otero, la estancia y cabaña La Morocha se especializa en brindar calidad en la crianza y genética de eficientes y confiables reproductores, con amplia aptitud reproductiva. Es miembro número 389 de la Asociación Argentina de Angus desde sus inicios.
La Morocha comienza su selección genética para proveerse de toros para sus rodeos de madres, que hoy suman 6.800, diseminadas en sus establecimientos del centro de Córdoba y centro-sur de San Luis. Los campos duros y medanosos, con grandes extensiones de pastizales naturales, son el hábitat donde los terneros nacen y se desarrollan.
La Morocha produce toros en distintos establecimientos: Los Césares, Los Cisnes, La Aurora, y dado el óptimo resultado obtenido, en la actualidad se está realizando en el norte del país, en el establecimiento La Estrella ubicado en Las Lomitas, en Formosa; un nuevo emprendimiento para la cría y adaptación de toros a los ambientes cálidos y húmedos.
“Las condiciones de crianza nos permiten ofrecer ejemplares que combinan los mayores atributos de la genética, con la rusticidad necesaria para adaptarse a las más disímiles producciones pastoriles. Las estrictas condiciones de sanidad nos permiten tener un excelente control sobre las razas y obtener mejores índices productivos y reproductivos”, destaca la cabaña en su promoción.
En 2022, durante el 52º Gran Nacional Brangus, La Morocha obtuvo los premios Campeón en dos años mayor, Gran Campeón de machos en lote y reservado Campeón machos en lote.







Comentar la noticia

Comentarios

Noticia sin comentarios